Powered by Blogger.

...Tarde de domingo en Ipanema (I).... by JuanTor

Friday, September 27, 2013

Todos los hombres, hermano Galión, quieren vivir felices, pero al ir a descubrir lo que hace feliz la vida, van a tientas, y no es fácil conseguir la felicidad en la vida, ya que se aleja uno tanto más de ella cuanto más afanosamente se la busque, si ha errado el camino, si éste lleva en sentido contrario, la misma velocidad aumenta la distancia. Hay que determinar, pues, primero lo que apetecemos; luego se ha de considerar por dónde podemos avanzar hacia ello más rápidamente, y veremos por el camino, siempre que sea el bueno, cuánto se adelanta cada día y cuánto nos acercamos a aquéllo que nos impulsa un deseo natural. Mientras erremos de acá para allá sin seguir a otro guía que los rumores y los clamores discordantes que nos llaman hacia distintos lugares, se consumirá entre errores nuestra corta vida, aunque trabajemos día y noche para mejorar nuestro espíritu.

(Séneca, “Sobre la felicidad”)

Miró de soslayo al asesino de sueños. Le dolían los ojos. Notó algo extraño en la entrepierna y esbozó una sonrisa que rápidamente desapareció cuando estiró el brazo y sólo encontró el colchón. Casi despertó. Rutinariamente, sin abrir apenas los ojos, sólo lo justo, prepara la pócima que tiempo atrás le reconfortaba y que ahora apenas le sirve para ir al excusado.

Enciende la luz y mira a la calle. El silencio es agradable.

Cierra los ojos con fuerza, para evitar que la oscuridad muera, pero sabe que hay sucesos inevitables y continúa con lo tediosamente habitual.
Hoy se ha retrasado y en su cara hay una mueca reprobatoria. El paseo diario hacia la rutina ha empezado. Sigue la oscuridad.

Enciende un cigarro mientras avanza y piensa que debe mirar hacia delante, literalmente. No empezamos bien, pero hay que seguir camino.
Va pensando que, de un tiempo a esta parte, su relación dualista amor-odio, con la vida, se está decantando más por el primero que por el segundo. Le gusta. Ahora ve todo de una manera diferente. La gente es diferente, él es diferente y no debería pensar mientras conduce. Pero es feliz, ahora es feliz, lo siente en sus entrañas y en lo que no lo son. Hasta las palabras le parecen diferentes. Hasta su corazón es diferente.
Por fin llegó la felicidad, harta de buscarla, un día de invierno, cuando los colores todavía eran en blanco y negro. Venía encarnada en un ser humano maravilloso. Y allí se quedó y ahí está., marcando el camino a seguir, el camino bueno.

Los diez minutos de desfase con la rutina diaria provocan agudizar la atención. Abre más los ojos y las orejas.


Y vuelve a las andadas. Ya ni los ruidos le sacan de sus elucubraciones. Imagina inventar un sistema en el que todo lo que se tenga que decir, se comunique instantáneamente, algo así como transferir los pensamientos a otra persona de golpe, sin perder tiempo. Sí, el tiempo se pierde y de esta manera se gana o no se consume, que más da. En ocasiones, el lenguaje es perder el tiempo y, a veces hasta dinero. La mayoría de las veces, no se dice lo que se quiere decir y ni tan siquiera, como uno quiere decirlo. Pero es algo necesario, mientras las miradas no digan todo lo que tienen que decir y nuestros gestos no sean interpretados correctamente. El ruido, de todos los colores, en la comunicación es muy perjudicial, casi tanto como los intermediarios. A veces se dice tanto sin decir ni una palabra y otras se desgasta la voz hablando sin decir nada.


Debe dejar de pensar, es necesario.
Las incipientes luces le empujan hacia un completo despertar.

Más luces, más ruidos. Y, de nuevo, llevándose la contraria, se vuelve a embutir en sus potencialmente peligrosos pensamientos.

¿Por qué odia tanto al tiempo? Siendo de las pocas cosas gratis que tenemos en esta vida y lo malgastamos. Tiempo, tiempo. En los espacios temporales de nuestra vida, en los que no ocurre nada, pero vivimos, ¿eso es malgastar el tiempo o simplemente, gastarlo? Recuerda absurdamente una fórmula física que le enseñaron hace mucho… tiempo: Espacio/Tiempo= Velocidad y, automáticamente mira el reloj y al oscuro cielo. ¿A qué velocidad vamos en esta vida? ¿Qué es vivir deprisa? ¿A qué velocidad encontramos la felicidad?

(continuará......)

No comments:

Post a Comment

 

Popular Posts

Most Reading